Asesinar, matar o ir más allá

Asesinar, matar o ir más allá
Para cualquier persona pareciera que estuviera haciendo una aclaración estúpida. Se da por sentado que estuviéramos hablando de los mismo, ni nos detendríamos a pensar que son diferentes. Otros pensarían, para que buscar o caer en detalles cuando sólo queremos decir que se hay personas han perdido la vida y punto.
Los mejores titulares de los periódicos usan estos términos para mostrarnos lo peligroso que es nuestro entorno, con altas probabilidades de convertirnos en parte de las estadísticas y que salir de la casa podría ser letal.
Lamentablemente en esta sociedad moderna que ha sido infectada hasta los más profundo de su base; la familia y niños, con drogas y farmacéuticos medicados (antidepresivos entre otros) solo incrementa las posibilidades de ser asesinado bajo los efectos de ellas dado a que las personas que los consumen pierden cualquier contacto con la realidad y sin poder ver las consecuencias de sus actos estando bajos los efectos colaterales de estos fármacos.
Hay una gran diferencia entre esas dos palabras “matar” y “asesinar”. Una prohibición de matar en general excluiría la defensa propia; tendería a hacer ilegal el hecho de matar a una serpiente cuando se está enroscando para morder a un bebé; pondría a toda una raza a dieta de vegetales. Estoy seguro de que puedes ver muchos ejemplos de las dificultades que surgen de la prohibición de matar. “Asesinar” es algo totalmente distinto. Por definición significa: “Acción de matar ilegalmente a uno (o a más), seres humanos realizada por otro, especialmente con malicia y premeditación”. L. Ronald Hubbard.
Pero estos terminaos quedan más allá de la posibilidad de racionamiento de una persona al estar drogada y bajo los efectos de estos fármacos y antidepresivos dominadas ellas y por “efectos colaterales” etiquetados por la propia industria farmacéutica que los vende, y son muchas, saben que causan violencia y suicidio.
Pero nadie se detiene a ver qué hacer para detener este marketing de fármacos, que se prohíba la manufactura de estas y no se puedan vender al público.
Descubre los hechos entra a www.cchr.org